Llegar a un acuerdo, ventajas y desventajas

Escrito por
negociación1

Llegar a un acuerdo es una de las formas que podemos optar para resolver un conflicto. En muchas culturas el acuerdo es uno de los medios más empleados para resolver discrepancias pero en España y en general en los países latinos el acuerdo no esta tan arraigado como muchos expertos desearían.

Cuando se resuelve algo extrajudicialmente generalmente no hay ganadores ni perdedores, las partes generalmente obtienen parte de lo deseado pero no obtienen la totalidad de lo reclamado.

El acuerdo se puede obtener de dos maneras:

Con una negociación: Se sientan dos personas representando a las partes donde exponen sus reclamaciones e intentan llegar a un punto de encuentro donde ambas partes puedan aceptar lo acordado.

Mediación: Aquí las partes se sientan cara a cara para resolver el conflicto y una tercera persona intenta facilitar acercar las posturas.

Las principales ventajas de llegar a un acuerdo extrajudicial son tres fundamentalmente:

Celeridad: permite llegar a un acuerdo evitando sufrir un proceso judicial dilatado en el tiempo. A través de la vía judicial a veces incluso el ganador “sale perdiendo” porque la resolución llega demasiado tarde.

Económico: el acuerdo evita a las partes tener que desembolsar cantidades de dinero sin la seguridad de recibir una compensación.

Riesgo: Mientras que en una negociación o mediación las partes tienen el poder absoluto sobre acordar un asunto o no, ante un juez siempre existe un riesgo porque no conocemos desde que perspectiva el juzgador va a afrontar el conflicto.

Luego existe un cuarto aspecto fundamental, sobre todo en conflictos donde se mezcla un componente personal. En separaciones entre dos cónyuges o en el despido de un trabajador de una PYME que lleva muchísimos años en una empresa hay un componente personal muy fuerte donde un acuerdo permite recibir beneficios no estrictamente materiales:

Las dos partes obtenemos una satisfacción al menos parcial. No hay ganadores ni perdedores y eso es muy importante cuando existe cariño entre dos partes. Existe un verdadero beneficio mutuo.

Beneficios futuros. Llegando a un acuerdo demuestras voluntad de arreglar las cosas, esto permitirá que en un futuro ante un posible conflicto o una relación personal o laboral con la otra parte pueda llegar a buen término.

Los dichos populares no suelen equivocarse y hay uno que dice:“Más vale un mal arreglo que un buen pleito”. Nosotros siempre apostamos por intentar resolver los conflictos sin acudir a la vía judicial, pero siempre recomendamos que se realice con con profesionales expertos para que ninguna de las partes tenga que sentir que ha sido un “mal arreglo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Menu Title